Un total de 35.000 hectáreas de cultivos de olivo han quedado afectadas por el temporal Filomena en Cataluña. Así lo confirma la Federación de Cooperativas Agrarias (FCAC) que alerta de que la duración de las bajas temperaturas y la magnitud del frío podrían llegar a provocar un tipo de afectación similar a las heladas de 2001, a pesar de que la superficie afectada en la actualidad es menos extensa. Las comarcas con mayores daños en olivo son las Garrigues, el Priorat, la Ribera d’Ebre, Segrià, Terra Alta y Urgell.

“De momento, la mayor parte de daños en olivos se han producido en las ramas, que se han roto por el peso de la nieve, pero la continuidad de viento y posibles heladas durante los próximos días provocarían daños en los árboles, afectando el potencial productivo de años futuros”. asegura Antoni Galceran, responsable de aceite de oliva de la FCAC.

Añade que “habrá que estar atentos a cómo evoluciona esta situación, se han registrado temperaturas de alrededor de -5ºC y -6ºC en poblaciones como la Granadella, Maials, Falset y Ulldemolins, entre otros».
En cuanto a la cosecha, en general ha resultado poco afectada porque prácticamente había finalizado en muchas zonas donde ha nevado más, aunque a diferentes comarcas aún había fruto al árbol y habrá que esperar unos días para ver si se puede terminar recolectadas.

Balance de UPA
Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha hecho balance de los efectos del temporal de nieve, lluvia y frío extremo en el campo español. Afirma que en las zonas que han recibido más nieve, los cultivos leñosos han sufrido daños que serán cuantiosos por rotura de ramas, sobre todo en olivar, aunque es pronto para hacer un balance final de daños.

En Castilla-La Mancha y Aragón, UPA advierte de los daños producidos en cultivos como el olivar, en el que se han roto ramas por el peso de la nieve.

“También para reparar los daños producidos en infraestructuras”, han indicado desde la organización advirtiendo que, además, las bajas temperaturas previstas para esta semana (en grandes áreas por debajo de los -10ºC) tendrán un impacto negativo en sistemas de riego y, a su vez, seguirán perjudicando a los cultivos leñosos, como en las plantaciones tempranas de olivar.

En Andalucía ha llovido muchísimo en algunas zonas, lo que retrasará considerablemente, hasta 20 días, el tramo final de la recogida del olivar.

Artículo extraído de aquí.

Share This